Abandonan “polleros” a niño de 3 años en la frontera; casi 9 mil en marzo

Mcallen, Texas, EU.– El niño de 3 años estaba solo y llorando.

La mañana del martes, los agentes de la Patrulla Fronteriza de la estación de Fort Brown, en el sur de Texas, encontraron a un niño en un sembradío de maíz. Tenía su nombre y un número de teléfono escrito en sus zapatos. Los agentes dijeron que fue abandonado por contrabandistas que huyeron para regresar a México cuando se acercó la Patrulla Fronteriza.

El niño fue encontrado en medio de un maizal, miembros de la Patrulla Fronteriza lo encontraron solo y llorando.

Un niño cruzando solo la frontera no es una anomalía: más de ocho mil 900 niños no acompañados fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza en marzo, casi el doble de los registrados en octubre.

Muchos eran adolescentes, pero por años, niños menores de 12 años estuvieron entre quienes hacen el viaje a través de la frontera sur de Estados Unidos sin sus padres u otros parientes, y a menudo viajando con grupos de extraños.

La suya es una saga desgarradora, compleja y que se disloca, ya que niños de 3, 4 ó 5 años pasan de un grupo de migrantes a otro durante días, y a menudo son finalmente abandonados en los desiertos de Arizona o en el sur de Texas.

Escenas cotidianas en "La Bestia", donde grupos de migrantes centroamericanos suben a las góndolas del tren, en el municipio de Arriaga, Chiapas; muchos niños hacen el recorrido.
Escenas cotidianas en “La Bestia”, donde grupos de migrantes centroamericanos suben a las góndolas del tren, en el municipio de Arriaga, Chiapas; muchos niños, algunos bebés aún, hacen el recorrido.

Al igual que el niño encontrado esta semana cerca de Brownsville, Texas, los niños generalmente tienen números de teléfono de familiares en Estados Unidos escritos en sus ropas o en trozos de papel que llevan en sus bolsillos.

“Estos casos pueden ser desgarradores, debido a lo pequeños que son los niños y porque a menudo están muy confundidos y asustados por toda la terrible experiencia”, dijo Lindsay Toczylowski, directora ejecutiva de Immigrant Defenders Law Center en Los Ángeles, que brinda servicios legales a niños no acompañados.

Como pueden los suben al tren, el problema es que algunos de ellos son abandonados en el trayecto.
Como pueden los suben al tren, el problema es que algunos de ellos son abandonados en el trayecto.

Niños abandonados a su suerte

La forma en que los niños terminan solos en el ambiente caótico de la frontera suroeste suele seguir un patrón familiar. Los padres huyen de la pobreza y la violencia en países como Honduras, Guatemala y El Salvador. Ellos dejan a uno o más de sus hijos con sus familiares. Más tarde, después de establecerse en Estados Unidos, los padres piden enviar a los niños que dejaron atrás, y esos niños hacen el viaje con un familiar o con extraños. Después de cruzar la frontera, los niños a menudo son abandonados por traficantes y otros migrantes que creen que la Patrulla Fronteriza los rescatará.

Es una apuesta tremenda: a lo largo de los años, los agentes han salvado la vida de los niños en estas situaciones.

Una tarde de junio en Arizona, los agentes de la Patrulla Fronteriza descubrieron a un niño de 6 años en una carretera fronteriza en un momento en que la temperatura era de más de 37 grados Celsius. El niño abandonado era de Costa Rica y les dijo a los agentes que su tío lo había dejado y que le había dicho que la Patrulla Fronteriza lo recogería. El niño dijo que se dirigía a ver a su madre en Estados Unidos.

En julio, agentes de la Patrulla Fronteriza del sector del Valle del Río Grande se encontraron con un niño de 8 años, solo, junto a un arroyo. Los agentes sólo pudieron entender su nombre y su edad cuando lo recibieron para procesarlo; sólo hablaba un dialecto regional que no entendían.

Con la inocencia pintada en el rostro, listos para emprender una peligrosa travesía.
Con la inocencia pintada en el rostro, listos para emprender una peligrosa travesía.

Niños que migran solos podría batir récord de 2014

La cantidad de niños no acompañados que cruzan la frontera en el año fiscal que comenzó el 1 de octubre de 2018, está en camino de alcanzar el pico alcanzado en el año fiscal 2014, cuando más de 68 mil 500 niños migrantes fueron interceptados.

En la primera mitad del año fiscal en curso, los agentes detuvieron a 35 mil 898 niños no acompañados, en comparación con los 50 mil 36 detenidos durante todo el año fiscal 2018.

“He estado en la Patrulla Fronteriza durante 24 años”, dijo John R. Morris, el agente del sector que incluye la estación Fort Brown. “En mis primeros días, un niño nunca era abandonado”.

Ahora el fenómeno está “en aumento” a medida que los niños son dejados al cuidado de los contrabandistas que los ven como una “carga”, dijo. “Hace poco tuvimos a una niña de 2 años que, literalmente, la dejaron en la orilla del río con su nombre y un número de teléfono escrito en una camiseta; una niña de 2 años”.

Quienes trabajan a lo largo de la frontera dicen que los niños que viajan sin padres o familiares a veces son tan pequeños como bebés. En las últimas semanas, varios bebés estaban recluidos en el Centro de Procesamiento Centralizado de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas. Todos ellos habían cruzado la frontera sin sus familias, fueron detenidos como parte de grupos de inmigrantes más grandes y se esperaba que se unieran a familiares que ya vivían en Estados Unidos.

“Lo hemos visto muchas veces”, dijo Jorge González, el agente a cargo de la estación Brownsville de la Patrulla Fronteriza y un veterano de 19 años en la agencia. “Es un niño que no pertenece realmente, verdaderamente, a nadie dentro del grupo, y debe ser entregado a sus padres que ya han hecho su camino en Estados Unidos”.

Esperando pacientemente su turno para subir a "La Bestia".
Esperando pacientemente su turno para subir a “La Bestia”.

En un caso, una niña de 2 años fue encontrada con un grupo de migrantes en noviembre, justo al norte de la frontera, cerca de Campo, California. No tenía parentesco con nadie en el grupo y fue colocada en un portabebés de tela improvisado en el pecho de un joven de 17 años.

La niña había estado viajando con su madre, pero ella se cansó y preguntó si uno de los otros migrantes podía llevar a su hija. El chico de 17 años aceptó. Pero el grupo de migrantes se separó más tarde y el niño no pudo localizar a la madre de la niña. Cuando cruzó a Estados Unidos con la niña todavía atada al pecho, aún no había localizado a la madre, según la Patrulla Fronteriza. Después de que él y la niña fueron detenidos, la niña fue puesta bajo custodia mientras los funcionarios trabajaban para reunirla con su madre.

No importa cómo, pero hay que subir.
No importa cómo, pero hay que subir.

El niño de 3 años es originario de México

En el caso del niño de 3 años encontrado el martes en el campo de maíz, los funcionarios federales estaban trabajando para reunirlo con su familia. Las fotos publicadas en Twitter por la matriz de la Patrulla Fronteriza, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, muestran al niño sentado en un escritorio en una oficina de la Patrulla Fronteriza, viendo “Patrulla de Cachorros en la computadora de un funcionario. El niño es de México, pero no habla lo suficientemente bien como para comunicarse.

Después de que los agentes lo descubrieron en el campo de maíz, lo trasladaron a un hospital, lo encontraron en buen estado y lo devolvieron a la Patrulla Fronteriza.

En la estación de Fort Brown, los intentos de los agentes por ponerse en contacto con la familia del niño no tuvieron éxito. Un agente le compró algo de ropa antes de que lo transfirieran al centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en McAllen. Permaneció allí el miércoles, siendo atendido por trabajadores contratados para el cuidado de niños asignados al centro, dijeron las autoridades.

Teóricamente, las leyes respecto a los migrantes ilegales originarios de México permiten deportaciones más rápidas, por lo que el niño podría enviarse rápidamente a casa. Sin embargo, dado que es muy joven y se le encontró solo, es poco probable que esto suceda: las autoridades estadounidenses no pueden determinar fácilmente si el niño tiene miedo de regresar a su país de origen o si fue víctima de trata de personas.

Los niños que llegan solos al país plantean una serie de desafíos para los funcionarios federales y para las agencias y contratistas responsables de cuidarlos mientras están detenidos. Cuando los niños son demasiado pequeños para hablar, la comunicación básica es difícil.

“Nos hemos encontrado con niños que son tan pequeños que no pueden expresar lo que quieren”, dijo Anthony Enríquez, director del programa de menores no acompañados en Catholic Charities Community Services en Nueva York, que representa a más de 700 menores no acompañados que están en proceso de ser deportados. “Cuando te metes en una situación en la que tienes un hijo que aún no es verbal y no tiene la capacidad de comprender la situación y tomar una decisión informada, tenemos un dilema ético”.

Muchas de las familias que envían a sus hijos parecen no entender o ignoran los peligros del peligroso viaje al que están obligando a tomar a los niños, dijeron algunos de los que trabajan con familias migrantes.

Tanto los niños como las niñas corren el riesgo de ser explotados sexualmente y abusados ​​por los contrabandistas, de enfermarse gravemente o de morir por el calor, el frío o la deshidratación en el terreno áspero y vasto en la frontera sur. Se desconoce cuántos casos de niños muy pequeños que viajan solos terminan en una tragedia.

En 2014, una niña de 12 años, Noemí Álvarez Quillay, salió de Ecuador para reunirse con sus padres en Nueva York, pero no lo logró. Fue atacada sexualmente por contrabandistas en Ciudad Juárez y se suicidó días después. Una investigación conjunta llevó a la acusación en México de más de 40 personas involucradas en el contrabando y agresión a Noemí y otras mujeres y niños.

Ya en el interior, hacinados, con la incertidumbre a cuestas, a la espera de ser enganchados para continuar hacia la frontera de Estados Unidos.

En Brownsville, González recordó un incidente ocurrido hace aproximadamente un año, cuando trabajaba en otra estación del sur de Texas, en el condado rural de Starr. Los agentes descubrieron a un niño de 3 ó 4 años. Tenía un número de teléfono para su tía que llevaba en un papel.

“En realidad lo atraparon con un grupo de ilegales, pero nadie dijo: ‘Yo lo traje’”, dijo González, y agregó: “Sinceramente, sólo hay una forma en que cruzó, y esa fue con ese grupo, pero en ese momento nadie quería tomar ningún tipo de responsabilidad en esa situación”.

Los agentes contactaron a la tía del niño, y luego la tía puso a la madre del niño en contacto con las autoridades. Ambas mujeres vivían en Estados Unidos.

“Creo que la desesperación es definitivamente parte de esto”, dijo González. “Todos quieren estar con su familia, y están dispuestos a hacer lo que sea necesario para hacer eso”.

c.2019 New York Times News Service

Comentarios

Fernando Alvarez

Editor de noticias

Apasionado de la información y de la política. Con 30 años de experiencia en medios editoriales.