Síguenos en redes

Escribe la noticia que estás buscando

México

¡Sélvame del fake!, Tren Maya no cambia azul de Laguna de Bacalar

¡Sélvame del fake!, niegan que Tren Maya cambie azul de Laguna de Bacalar
¡Sélvame del fake!, niegan que Tren Maya cambie azul de Laguna de Bacalar

Una nueva falsedad recorre los medios y las redes sociales, desde hace algunas semanas se ha venido publicando que la construcción del Tren Maya afecta las tonalidades de azul de la Laguna de Bacalar.

¡Sélvame del fake!, señala la periodista Ana Elizabeth García Vilchis, encargada de la sección ¿Quién es quién las mentiras? en la mañanera del Presidente Andrés Manuel López Obrador, al desmentir que las obras del Tren Maya afecten las tonalidades de color azul que se aprecian en la Laguna de Bacalar.

Luego de la publicación en varios medios electrónicos que ligan el cambio de color de las aguas con las obras del Tren Maya, la comunicadora García Vilchis dijo que éstas se realizan en Escárcega y Chichén Itzá, localidades que se encuentran a más de 280 kilómetros de la laguna.

“Buenos días, señor presidente; buenos días, compañeras, compañeros de la prensa.

“Este es el ¿Quién es quién en las mentiras? de la semana del 8 de junio de 2022 y vamos a iniciar con el segmento Sélvame del fake. Cuando la culpa de todo la tiene el gobierno, a pesar de que no se ha construido el Tren Maya, ya es culpable de cambiar el azul turquesa de…. perdón, el azul de la laguna de Bacalar.

“A diario se publican muchas mentiras sobre la construcción del Tren Maya, pero se calla sobre la verdadera devastación ambiental en la península de Yucatán. A partir del 18 de mayo pasado, diarios como Nexos, Forbes, El Clarín, Infobae y Radio Fórmula publicaron una nota en que un supuesto especialista denuncia que la construcción del Tren Maya cambiará el color de la laguna de Bacalar en Quintana Roo, en tono similar de lo que hizo la senadora panista Kenia López, que denunció que el gobierno federal acabará con el azul turquesa del mar Caribe, por el Tren Maya. Sólo les falta que presenten pruebas para no considerarlo un verdadero disparate.

“Es falso que el Tren Maya haya provocado que la laguna de los siete colores de Bacalar haya cambiado de tono. En este tramo, cerca de Chetumal, ni siquiera ha comenzado la construcción del tren. Los cambios de color de las aguas de Bacalar se deben a múltiples factores, como la expansión de la agricultura intensiva en la península de Yucatán, el uso de químicos como el glifosato, el mal manejo de las aguas negras, además de la deforestación de la selva entre otras causas. Pero, bueno”, señaló la periodista García Vilchis.

Por su parte el Presidente López Obrador comentó: “es que no son (los que se oponen a la obra), la verdad, los campesinos, los propietarios, sean ejidatarios, pequeños propietarios, los que se oponen; son grupos, la mayoría financiados por nuestros adversarios políticos, seudoambientalistas, esos que se quedaron callados o no vieron lo que estaba haciendo la empresa Vulcan de Estados Unidos.

“¿Saben qué nivel de destrucción del medio ambiente es lo de Vulcan, ahí mismo, en Playa del Carmen?

“Pues un nivel de catástrofe ecológica, catástrofe ecológica, ahí, pegado a Playa del Carmen, más de dos mil hectáreas para llevarse material y construir las carreteras o reparar carreteras en Estados Unidos, la arena del Caribe.

“A ver, ¿por qué no…? Vamos a recrear eso, porque quiero también dar respuesta a que van a perder los colores, la laguna de Bacalar va a perder los colores, ahorita quiero dar respuesta a eso. Nada más para dimensionar, si es que el absurdo puede medirse o lo absurdo puede medirse, dimensionar el nivel de desproporción.

“Esto se tuvo que detener y ya no se va a permitir extraer nada, absolutamente nada de piedra, ya no se va a usar como banco de material esta región. Y seguramente ya los abogados les están diciendo que esperen porque ya se nos va a terminar a nosotros el tiempo y que entonces sí van a poder seguir con lo mismo, porque va a regresar la ratería. Toco madera.

“Esto no lo vieron. Ah, miren, ese es el tren, ahí está.

“Miren lo otro. Pero ¿por qué no pones todo, donde están extrayendo el material?

“Nosotros estamos sembrando miles de hectáreas de árboles, es el programa de reforestación, aunque no les guste que yo lo repita, más importante del mundo. En Estados Unidos no están invirtiendo mil 300 millones de dólares para la reforestación, ni en ningún otro país.

“Pero esto es lo que están haciendo, miren, ahí está el barco. Pero ¿cuánto hay de distancia de donde extraen este material, aquí, al puerto? ¿500 metros? ¿A una de las playas más bellas del mundo? Es destruir el paraíso. Y esto no lo vieron Claudio X. González ni los de Xcaret, todos los que están impulsando lo de los amparos en contra del Tren Maya, que es una obra para beneficio de la gente, del pueblo, que ha sido abandonada por siglos. Y nada más quieren los negocios para ellos, jugosos negocios.

“Miren todo esto. ¿Qué, no es destrucción? Ahí está la playa, a 500 metros. Tuvimos que mandar expertos de la Secretaría de la Defensa para desactivar la dinamita que utilizaban para la explotación del banco, porque además era un peligro.

“Ahora, ¿por qué no pones el plano del Tren Maya?, para explicar lo del cambio de los colores del agua de la laguna de Bacalar.

“Esta es, esta es. Esto es Bacalar, esta es la laguna, aquí, la laguna de Bacalar. ¿Dónde se está trabajando? Apenas abriendo la brecha aquí, de aquí, brecha de Escárcega, o sea, Palenque, este es el tramo que se está trabajando, el 1, pero en esta parte, llegando a Escárcega, apenas es el terraplén del Tren Maya.

“Bueno, de aquí, aceptando que aquí se está trabajando, de aquí a acá son 200, a ver, 200, 250 kilómetros.

“No, pero a Bacalar. De Escárcega a Bacalar, 287 kilómetros.

“¿Cómo es que, si se está trabajando acá, y además es una composición geológica, un terreno completamente distinto a este?, ¿cómo es que se está afectando?

“Bueno, pero ¿dónde se está trabajando en el otro tramo? Aquí no se está trabajando, en ninguno.

“Aquí está el amparo, aquí todavía empieza, pero vamos a agarrar la parte más recta donde, sí se está trabajando, es aquí. ¿Cuánto hay de Chichén Itzá a Bacalar? 289. ¿Cómo es que van a cambiar los colores si todavía, o ya están cambiando los colores, si todavía no se está trabajando? Y ya es la nota.

“A ver, ¿quiénes son las personalidades?, porque les ayuda a tener esta información, porque a lo mejor ni lo saben”, finalizó el mandatario.

También te puede interesar:

Publicidad