Escribe la noticia que buscas

Corre La Voz

Corre La Voz: Tres millones de pesos se habrían embolsado ex regidores de Puerto Morelos

Corre la Voz Columna de Jorge Castro para Turquesa News Corre la Voz Columna de Jorge Castro para Turquesa News
Corre la Voz Columna de Jorge Castro para Turquesa News

Tres millones de pesos se habrían embolsado, de comprobarse la veracidad del documento que los delata y exhibe además como funcionarios de relajada moral, un grupo de regidores del Cabildo saliente de Puerto Morelos, según porque, argumentan en la solicitud que presentaron ante la Tesorería apenas unas horas antes de entregar la administración al gobierno entrante, se lo merecían por haber trabajado “con empeño, dedicación y ahínco”.

Cínicos, encabezados por la primera regidora Ana Luisa Betancourt que suplió por corto -pero bien aprovechado- tiempo a la alcaldesa Laura Fernández cuando se fue en pos de la diputación federal, los seis regidores argumentaron también que se merecían ese emolumento extraoficial de 500 mil pesos cada uno, a manera de “bono de despedida” por haber realizado sus funciones, ¡hágannos el grandísimo favor!, “de manera desinteresada” durante la administración 2018-2021.

Te Puede Interesar: Corre la Voz: Avanza Marybel… de nuevo al despeñadero

Lo anterior se desprende del oficio MPM/027/IX/2021, redactado el 28 de septiembre pasado y entregado en la Tesorería Municipal el día 29, la víspera del cambio de poderes y aprovechando el río revuelto de la transición, el cual está firmado por la que fuera encargada del despacho de la Presidencia Municipal, Ana Laura Betancourt Canul.

En dicho documento, la primera regidora solicita al todavía tesorero municipal, Eligio Sierra, que asigne la suficiencia presupuestal necesaria para otorgarles a ella y a otros cinco regidores, que se supone fueron afines, leales o cómplices de la administración saliente, un “bono de fin de trienio” pues, justifica la avezada suplente, “nunca suspendieron ni menguaron la calidad de atención, horarios y servicios” en sus respectivas áreas.

Un acto tan inmoral como ilegal, pues dicha recompensa, que se solicitó pagar con dinero del erario público de un municipio joven que cerró la administración con enormes deudas a proveedores e impagos millonarios como la renta del nuevo edificio del Palacio Municipal, no figura en ninguna ley ni ordenamiento vigente.

Aun así, la abusiva encargada del changarro una vez que la alcaldesa Laura Fernández voló al Congreso federal a continuar con su ascendente carrera política, reforzó la petición del pago de ese bono en virtud de que tanto ella como los felices afortunados de la tómbola, aseguró, nunca recibieron “reconocimiento ni estímulo por su importante labor” durante las temporadas de huracanes, sargazo y la pandemia.

Y nosotros nos preguntamos entonces: ¿Qué acaso no percibieron todo el tiempo que formaron parte del Ayuntamiento de Puerto Morelos un salario digno, compensaciones, pago de servicios, gasolina, choferes, asistentes y secretarias?

¿Qué no se dan cuenta que en los casi dos años que llevamos de pandemia, mientras que miles de personas se quedaron sin empleo y cientos de negocios tuvieron que bajar la cortina, ellos fueron de los pocos privilegiados que cada quincena pudieron cobrar un sueldo seguro?

¿Por qué habría que premiárseles con dinero público, además de todo esto, por haber cumplido con sus funciones, no faltar a trabajar y llegar puntuales a la oficina? ¿No por eso fueron elegidos y siempre bien remunerados?

Aparte de la suplente vivales, en la lista de estos “sacrificados” concejales pepenadores del presupuesto están Gelmy Uribe Estrella, Elda Cahuich Fuentes, Mario Humberto Alvarado, Sergio Rodríguez Carcaño y Miguel Ángel Zetina Cuevas, que se sintieron al final del trienio más merecedores del cochupo que ningún otro trabajador más de ese gobierno.

En su descargo, al trascender el documento y verse descubiertos, han hecho circular la versión de que si bien pidieron su bono de 500 mil pesos por los años entregados al municipio, al final no lo cobraron porque en la Tesorería ya no quedaba dinero.

Cinismo al por mayor. No lo obtuvieron, dicen, pero bien que lo intentaron meter el golazo.

Esperamos la versión de doña Laura Fernández para saber qué tan enterada estaba del cochinero que hacía quien dejó encargada del changarro, así como también de la alcaldesa entrante, Blanca Merari Tziu, para enterarnos de qué otros privilegios endosados al presupuesto gozaban tan “sacrificados” ex funcionarios públicos.

Corre La Voz: Tres millones de pesos se habrían embolsado ex regidores de Puerto Morelos

Publicado por

© Grupo Turquesa 2021