Síguenos en redes

Escribe la noticia que estás buscando

Internacional

“El Chapo” sonríe de oreja a oreja al ver a su imitador

“El Chapo” sonríe de oreja a oreja al ver a su imitador
“El Chapo” sonríe de oreja a oreja al ver a su imitador

Nueva York, EU.— Tras finalizar los testimonios por parte del gobierno de EU contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, los abogados del capo le dijeron a éste que se encontraba en la sala el actor que lo personifica en la serie sobre su vida, a lo que él respondió con una sonrisa de oreja a oreja.

Los fiscales en el juicio en contra del narcotraficante mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera anunciaron que terminaron de presentar su evidencia. Fueron diez semanas monumentales en las que mostraron decenas de fotografías tomadas para vigilancia, cientos de mensajes de texto interceptados, el testimonio de 56 testigos, incontables ladrillos de cocaína confiscada e, incluso, un lanzagranadas propulsado por cohetes.

En pocos procedimientos legales ha sido tan exhaustiva, e incluso extenuante, la presentación de evidencia como lo fue en el caso del gobierno estadounidense en contra de Guzmán.

El juicio comenzó en noviembre de 2018 en la Corte Federal de Distrito de Brooklyn, en medio de una fuerte vigilancia; la argumentación de los procuradores terminó el 28 de enero a las 15:40 cuando la fiscal Gina Parlovecchio le dijo al juez Brian Cogan: “El gobierno terminó, su señoría”.

El actor mexicano Alejandro Edda, que da vida a Joaquín “El Chapo” Guzmán en la serie “Narcos” de Netflix, dijo haberse sentido “intimidado” al encontrarse cara a cara, por primera vez, con al Chapo.

El actor mexicano Alejandro Edda, que da vida a Joaquín “El Chapo” Guzmán en la serie “Narcos” de Netflix, dijo haberse sentido “intimidado” al encontrarse cara a cara, por primera vez, con al Chapo.

“Me puse nervioso, en cuanto me vio, me saludó de lejos, es intimidante en cierta manera”

Alejandro Edda

Actor

 

“El Chapo” saluda de lejos al actor

Unos momentos después, en un inusual mensaje a la corte, el mismo Guzmán Loera se dirigió al juez para informarle que no comparecería desde el banquillo para defenderse. Antes habían rondado los rumores y las especulaciones sobre si contravendrían el precedente en casos similares —así como el consejo de su equipo legal— al testificar en su nombre. Los abogados del Chapo dijeron que su presentación de la defensa, el martes, no será extensa; es posible que el jurado empiece a deliberar tan pronto como el viernes 1 de febrero, después de las recapitulaciones de cada lado.

Alejandro Edda, el actor que hace del Chapo en la serie Narcos: México, también estuvo en la sala cuando el gobierno estadounidense cerró la presentación de su caso con una descripción detallada del túnel de más de un kilómetro de largo por el cual Guzmán Loera habría escapado (su segunda fuga) en 2015. Cuando los abogados de Guzmán Loera le dijeron a su cliente que Edda estaba ahí para atestiguar los eventos del día, el Chapo sonrió de oreja a oreja y saludó de lejos al actor.

Fue un final muy adecuado para un evento tan estrafalario. Desde el inicio, al centro del esfuerzo de la procuraduría estuvieron los testigos cooperantes convocados al banquillo con los cuales se dieron a conocer públicamente varios detalles de las operaciones del Cártel de Sinaloa, el que el Chapo está acusado de liderar.

Interrogatorio a Isaías Valdez Ríos, el último testigo en el juicio por narcotráfico contra Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

Desfile de testigos contra “El Chapo”

El desfile de testigos comenzó hace tres meses con Jesús Zambada García, quien alguna vez estuvo a cargo de las operaciones del cártel en Ciudad de México y les describió a los integrantes del jurado cuestiones de logística, personal y finanzas de la organización delictiva. El último en rendir testimonio, el 28 de enero, fue Isaías Valdez Ríos, exsicario del cártel que habló de algunos episodios de violencia que él cometió y de otros que atribuyó al Chapo.

Entre ellos dos hubo un flujo constante de personajes del pasado del Chapo que parecían salidos de una novela de Charles Dickens. Incluyeron al hombre colombiano que le surtía la cocaína al cártel; a su principal distribuidor en Estados Unidos; al hijo y alguna vez heredero del principal socio del Chapo en Sinaloa; a uno de los secretarios personales de Guzmán Loera; al experto en computación que construyó una red encriptada para el Chapo; al igual que la muy joven amante (la “Chapodiputada” panista) con quien el narco se escapó –desnudo– de la Marina mexicana por un túnel escondido debajo de una bañera en una de sus casas de seguridad.

Como si eso no fuera suficiente, los procuradores también convocaron a testificar a varios expertos forenses y a integrantes de las fuerzas policiales; entre ellos, un fiscal ecuatoriano, integrantes de la Policía Nacional de Colombia, un oficial militar de República Dominicana y varios agentes del FBI, la Agencia para el Control de Drogas (DEA) y del equipo de investigaciones de Seguridad Nacional estadounidense. Incluso participó un analista en peritaje de caligrafía perteneciente a la cuarta generación de una familia que se dedica a esa tarea; el bisabuelo del experto fue parte de un caso muy sonado de secuestro en Estados Unidos, el del hijo del aviador Charles Lindbergh en los años treinta.

Orso Iván Gastélum, el ‘Cholo Iván’, fue liberado por un juez en Ciudad Juárez, argumentando que no tenía elementos, pero fue reaprendido de inmediato.

Sobornos para todos, incluido Peña Nieto

El testimonio de todos los testigos, en su conjunto, fue arrollador. Describieron a Guzmán Loera como alguien que se dedicó durante más de treinta años a traficar toneladas de drogas de Centroamérica a México y de ahí hacia Estados Unidos y Canadá con métodos impresionantemente diversos: barcos pesqueros de atún, lanchas motoras, aviones de fibra de carbono diseñados para evadir radares, vehículos de pasajero, trenes cargueros, submarinos semisumergibles, tractocamiones con la droga escondida en latas de jalapeños y, sí, otro túnel (escondido debajo de una mesa de billar).

Los testigos también acusaron al Chapo de haber sobornado a integrantes de casi todos los niveles de la policía, el ejército y la política de México, incluido un supuesto pago de 100 millones de dólares al expresidente Enrique Peña Nieto. Guzmán Loera, según los testimonios, ordenó asesinar a decenas de rivales, a enemigos e informantes; el Chapo tenía armas como un rifle AK-47 chapado en oro, un fusil M-16 pintado de camuflaje y por lo menos tres pistolas con incrustación de diamantes —una de las cuales tenía sus iniciales en la empuñadura—. Los testigos dijeron que el Chapo mató personalmente al menos a tres personas; a una habría ordenado que la enterraran viva y habría pedido que los cuerpos de las otras dos fueran incinerados en una fogata.

Además de ayudar a los fiscales a respaldar los once cargos penales en contra de Guzmán Loera, tales testimonios pintaron una imagen muy compleja del Chapo. Les contaron al jurado y a los reunidos en el tribunal cómo pasó de ser un campesino empobrecido en el pueblo de La Tuna, en las montañas de la sierra Madre, a un narcotraficante multimillonario que tenía una casa de playa valuada en 10 millones de dólares, así como una flota de jets, un yate homónimo y un zoológico privado.

 

Arman caso contra El Chapo, como frazada de “viejita”

Los integrantes del jurado escucharon durante la presentación del caso de la fiscalía varias anécdotas sobre el mal genio del Chapo, su comportamiento cuando está bajo presión, su libido casi inacabable, su tendencia a trabajar prácticamente a todas horas, lo mucho que aprecia los reflectores y su obsesión con espiar a quienes lo rodeaban. El jurado se enteró de los proyectos fílmicos frustrados de Guzmán Loera e incluso vieron, entre varios videos, uno que muestra el cajón de ropa interior en una propiedad suya.

Los procuradores pudieron armar un caso tan completo porque varios de ellos han investigado al Chapo desde hace una década, o más tiempo. El Chapo ya enfrentaba seis acusaciones penales presentadas en seis diferentes distritos judiciales de Estados Unidos mucho antes de que fuera extraditado desde México en 2017 para ser enjuiciado en Nueva York.

Guzmán Loera era un blanco muy particular para un juicio al ser uno de los mayores narcotraficantes del mundo. Con algunas excepciones notables, armar el caso en su contra requirió de mucha colaboración de distintas autoridades en Estados Unidos: el FBI, la DEA, el departamento de Seguridad Nacional, la sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas del Departamento de Justicia y las oficinas de procuradores en Chicago, Miami, San Diego, El Paso y Nueva York.

Cuando Adam Fels, un fiscal de Miami, dio el discurso inicial el 13 de noviembre, dio a entender que el caso en contra de Guzmán Loera había sido uno solo. Pero al terminar la presentación de la fiscalía quedó claro que había sido construido a partir de muchos casos juntados en uno cual frazada de retazos de “viejita”.

El collage terminó en el tribunal de Brooklyn por órdenes de Loretta Lynch, ex fiscal general estadounidense que antes se desempeñó como procuradora federal en ese distrito en Nueva York. Y fue tan extenso que la comparecencia de uno solo de los más de cincuenta testigos posiblemente habría sido suficiente para que Guzmán Loera termine por ser condenado. De hecho, hubo tantas declaraciones que el juez Cogan varias veces advirtió a los procuradores que no se excedieran.

 

“No voy a testificar”

Los abogados de Guzmán notificaron el pasado 20 de enero a las autoridades que iban a incluir a su cliente en la lista de testigos potenciales, algo que suele hacerse por protocolo, pero que despertó rumores de que el mismo Chapo iba a hacer algo que acusados similares, como Al Capone y el jefe de la mafia John Gotti, nunca hicieron: subirse al banquillo para contar su propia historia.

Sin embargo, el lunes 28 de enero, cuando estaba por terminar la sesión en el tribunal, Guzmán Loera le dijo al juez Cogan que eso no sucederá.

“Señor juez”, le dijo, “he hablado con mis abogados y me voy a reservar”.

“¿Reservar?”, le preguntó Cogan.

“Sí”, respondió el Chapo. “No voy a testificar”.

También te puede interesar: Revelan mensajes entre Emma y el Chapo

Buscan su libertad cocineras del “Chapo”; les han negado el amparo

Hunde su “compadre” a Emma Coronel: “pagó fuga del Chapo”

Con dinero decomisado al Chapo construirían el muro

Más noticias para leer

México

El Juez Brian Cogan rechazó un esfuerzo de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera de reducir su sentencia bajo argumentos de mala asesoría legal, además...

Internacional

Estados Unidos acusó a los líderes del cártel de Sinaloa de dirigir una operación de tráfico de fentanilo alimentada por empresas químicas y farmacéuticas...

Anuncios