Connect with us

Internacional

El Chernobyl de la India, aterradoras imágenes de la contaminación

El Chernobyl de la India, aterradoras imágenes de la contaminación

El Chernobyl de la India, aterradoras imágenes de la contaminación – En 1984, poco después de la medianoche del 3 de diciembre, se informó una fuga de gas de la Planta Número C en la fábrica de pesticidas de Union Carbide (ahora Dow Chemicals) en Bhopal, Madhya Pradesh. A medida que aumentaba la brisa fría del crepúsculo, el gas venenoso (que luego se estimó en aproximadamente 42 mil kilogramos de isocianato de metilo, un gas altamente tóxico e incoloro, que no solo es inflamable y reacciona con el agua, sino que también pone en peligro la vida) atravesó la ciudad.

En pocas horas, alrededor de 3 mil vidas fueron borradas de la faz de la tierra. Hoy, los registros del gobierno muestran 5 mil 295 muertes. Amnistía Internacional sostiene que fueron al menos 7 mil muertes en los primeros tres días. Pero los activistas y las familias de las víctimas afirman que fueron de 8 mil hasta 10 mil muertes. Una declaración jurada de 2006 indicó alrededor de 5 millones 58 mil 125 heridos, con 3 mil 900 personas que quedaron con lesiones graves y discapacidades permanentes.

Hoy, cuando se habla de Bhopal, solo piensas en una cosa: que fue, y sigue siendo, el desastre industrial más mortal del mundo. Han pasado 35 años desde que la mitad de la población de 8.5 lakh Bhopali tosió, jadeó y se quejó de que les ardían los ojos y la piel, hasta que encontraron una muerte rápida o duraron lo suficiente como para ver sufrir a sus descendientes.

Cuando el fotoperiodista con sede en Nueva Delhi, Rohit Jain, de 32 años, decidió ir a Bhopal el año pasado, se fue con cierta ira, pero también con cierta complacencia porque ya pasó. “Como muchas personas, pensé que a estas alturas la tragedia ya habría terminado. Que la gente ya no se vería afectada porque ya no habría noticias sobre la tragedia. Que todos los periódicos cubrirían solo lo que sucedió en el pasado y sobre las personas afectadas que luchan por una indemnización”, dijo Jain. “Pero cuando fui, me di cuenta de que las personas se siguen viendo afectadas, incluso ahora”.

Akash, de 16 años, quedó ciego de un ojo y del otro solo ve parcialmente, pinta en una escuela especial de Chingrari Trust.

Akash, de 16 años, quedó ciego de un ojo y del otro solo ve parcialmente, pinta en una escuela especial de Chingrari Trust.

Bhopal, el Chernobyl de la India

Lleno de curiosidad y con una donación del Centro Pulitzer sobre informes de crisis, Jain fue a Bhopal el año pasado en noviembre durante una semana, pero terminó quedándose durante más de un mes. El resultado de sus interacciones con las personas allí resultó en una desgarradora serie de fotos titulada ‘Children Disabilities: A Forgotten Case of Union Carbide’ (Discapacidades de los niños: un caso olvidado de Union Carbide), que se lanzó a principios de este año y se exhibirá en India por primera vez en Mumbai del 2 de diciembre al 22. Estos son retratos de la segunda y tercera generación de sobrevivientes de la fuga de gas, que luchan contra un espectro de discapacidades en una escala nunca antes vista en el país. “La parálisis cerebral, la distrofia muscular, el síndrome de Down, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, la ceguera, las dificultades de aprendizaje y el retraso con las habilidades motrices son rampantes”, dijo. “Muchos de los adultos jóvenes tienen múltiples afecciones. Muchos están inmóviles, necesitan ayuda para bañarse, comer e incluso defecar”.

Umar Khan, de 24 años, con sus padres, muestra fotos de su hermano menor Azhar, quien murió el año pasado. Azhar sufría de distrofia muscular, al igual que Umar.

Umar Khan, de 24 años, con sus padres, muestra fotos de su hermano menor Azhar, quien murió el año pasado. Azhar sufría de distrofia muscular, al igual que Umar.

Hoy, los expertos reconocen que si bien la gran tragedia fue la fuga de gas, la más grande es la que se ha desarrollado en los años venideros. Los manifestantes y activistas continúan luchando y exigen que el gobierno estatal no solo deje de minimizar la tragedia, sino que también brinde alivio y rehabilitación a las víctimas y sus familias. Pero los informes muestran que hay dos variables principales para ver el impacto continuo del desastre: los niños nacidos después del desastre y el agua que se consume aún hoy y que sigue siendo venenosa.

Aaliya, de 14 años, que lucha con discapacidad intelectual y distrofia muscular, con su padre en su casa de una habitación; la madre de Aaliya, afectada por el gas, falleció hace ocho años. ahora su padre Asad cuida de ella.

Aaliya, de 14 años, que lucha con discapacidad intelectual y distrofia muscular, con su padre en su casa de una habitación; la madre de Aaliya, afectada por el gas, falleció hace ocho años. ahora su padre Asad cuida de ella.

Altas tasas de cáncer

Los estudios han revelado que hay una tasa muy alta de cáncer, tuberculosis y enfermedades renales fatales entre las personas aquí. Los niños nacen con trastornos del crecimiento físico y del desarrollo mental y defectos de nacimiento. Hasta ahora, el 93 por ciento de los sobrevivientes han recibido una miserable cantidad de 500 dólares como compensación por las lesiones, mientras que las familias de los muertos recibieron 2 mil dólares por cada muerto.

“Al principio, solo quería ir y conocer a las personas que habían presenciado la tragedia. Pero cuando fui, vi que las cosas todavía están evolucionando. También me di cuenta de que no vemos la tragedia desde la perspectiva de los niños nacidos después de la tragedia”, dijo Jain, quien trabajó y fue apoyado por organizaciones locales como Chingari Rehabilitation Trust y Sambhavna Trust Clinic, junto con activistas. “Cuando vi que tantos niños tienen múltiples enfermedades, me sorprendió”.

“¿Por qué no la mantienes en una institución especial?”, le preguntan a Asad sobre Aaliya. Su respuesta es que “nadie más la cuida como yo. Ella no puede vivir sin mí”. Asad ha dejado todo, incluyendo su trabajo ya que no puede dejar sola a Aaliya porque necesita atención las 24 horas.

“¿Por qué no la mantienes en una institución especial?”, le preguntan a Asad sobre Aaliya. Su respuesta es que “nadie más la cuida como yo. Ella no puede vivir sin mí”. Asad ha dejado todo, incluyendo su trabajo ya que no puede dejar sola a Aaliya porque necesita atención las 24 horas.

Jain fue a bastis y mohallas, y conoció a familias que, debido a sus circunstancias financieras, estaban atados a la tierra que los sigue matando. “Había muchas casas, que tenían niños afectados por una u otra cosa. Pero también fue inspirador que los padres, a pesar de tantos desafíos, siguieran mostrando un amor excepcional hacia sus hijos”, dijo. “Por supuesto, todavía hay mucha ira hacia Union Carbide y el gobierno. Muchos todavía no han recibido su compensación, y los hospitales de Bhopal no están funcionando muy bien”.

Según The Bhopal Medical Appeal, una organización que rehabilita a los sobrevivientes y brinda asistencia médica, los desechos tóxicos del sitio de la fábrica continúan siendo arrojados en los estanques locales, que se abren paso en el suelo y el agua subterránea. Lo que significa que las víctimas continuarán. Y, por supuesto, esto no puede ser fácil de digerir, admite Jain.

“Cuando comencé a conocer gente, personalmente me sentí muy afectado; me sentí muy deprimido. Nunca antes había hecho algo como esto. Me imaginé ser el padre de un hijo adulto que no puede pararse solo, ni defecar, ni siquiera aplastar una mosca sobre sus hombros. En algún momento, quise renunciar al proyecto”, dijo. “Pero hablé con muchos amigos y familiares. También hubo voluntarios de Sambhavna Trust que me aconsejaron y me dijeron que estoy aquí por una causa. Que es mi trabajo documentar. Si me siento así, ¿cómo transmitiré el problema a la sociedad y al gobierno?”.

Suraj Malam, de 21 años, sufre parálisis cerebral. Aquí, de pie y perdiendo el agarre de su hermana mientras ella huye.

Suraj Malam, de 21 años, sufre parálisis cerebral. Aquí, de pie y perdiendo el agarre de su hermana mientras ella huye.

Union Carbide, la culpable

Mientras tanto, el sitio de la fábrica de pesticidas de 70 acres continúa estando allí. Union Carbide ha sido acusado de homicidio involuntario, entre otros delitos, y continúa evadiendo las audiencias judiciales en India. Pero a pesar de que Dow Chemical, que se hizo cargo de Union Carbide en 2001, no ha podido invertir en India durante los últimos 18 años y se ha enfrentado a una oposición violenta de los agricultores locales, la verdad es que la ciudad sigue contaminada. Incluso los entusiastas de la cultura pop comparan el caso de Bhopal con el desastre nuclear de Chernobyl en Ucrania.

Siddhesh, de 17 años, sufre de parálisis cerebral severa y aquí es atendido por su abuela materna, en su casa. La madre de Siddhesh también está afectada por el gas.

Siddhesh, de 17 años, sufre de parálisis cerebral severa y aquí es atendido por su abuela materna, en su casa. La madre de Siddhesh también está afectada por el gas.

Jain, quien ha sido fotoperiodista durante siete años, dice que no ha regresado de Bhopal con respuestas. Es posible que regrese nuevamente en diciembre, lo que completará 35 años desde la tragedia. Pero, junto con la ayuda y el apoyo de las personas y activistas locales, espera mostrarle a la gente que, después de todo, se debe responsabilizar a alguien. “Cuando mostré mi trabajo en Europa y Estados Unidos, una persona británica me dijo que si ocurriera algo así en un país europeo, Union Carbide habría estado en bancarrota y las personas responsables habrían sido convocadas ante el tribunal”, dijo el fotógrafo, que quiere crear conciencia a través de este trabajo, especialmente para financiar tratamientos de los afectados. “Pero solo porque es en India, a nadie le importa”.

Kartik, de 16 años, en su casa. Kartik es incapaz incluso de sentarse en un sillón y, a veces, se cae de la cama.

Kartik, de 16 años, en su casa. Kartik es incapaz incluso de sentarse en un sillón y, a veces, se cae de la cama.

Las fotografías de Rohit Jain están curadas por Method Art Space en un programa titulado ‘Aftermath: 35 Years After the Bhopal Gas Tragedy’ (Consecuencias: 35 años después de la tragedia del gas Bhopal), y se llevará a cabo del 2 al 22 de diciembre en G-5 / A, Laxmi Mills Estate, Shakti Mills Lane, Mahalaxmi West, Mumbai, Maharashtra 400011.

Con información de: Artículo publicado originalmente por VICE India.

También te puede interesar: FOTOS ASÍ LUCE CHERNOBYL EN 2019 ¡TENEBROSO!

Escrito por

Editorial web con experiencia en medios impresos y digitales. Colaborador de Grupo Turquesa.

Click to comment
Advertisement

© Grupo Turquesa 2019

Connect