Connect with us

México

Curas violadores en México librarían “justicia” del Vaticano

Curas violadores en México librarían “justicia” del Vaticano
Curas violadores en México librarían “justicia” del Vaticano

Víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes se mostraron escépticas ante la llegada a México este mes de una comisión del Vaticano que recabará datos y testimonios sobre pederastia clerical, aunque la mayoría está dispuesta a reunirse con los enviados del Papa Francisco.

“Sólo hablando con ellos se les puede exigir resultados”, dijo a The Associated Press Biani López-Antúnez, víctima de un Legionario de Cristo que era director de una escuela en Cancún y que abusó sexualmente de ella entre los 8 y los 10 años. “Los resultados de esta visita se deben medir exclusivamente a partir de hechos, de informes, porque ya estoy cansada de la simulación que opera a todos los niveles de la Iglesia”, agregó.

La Santa Sede anunció el martes que dos altos investigadores -Charles Scicluna, arzobispo de Malta y secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y Jordi Bertomeu- estarán en la Ciudad de México del 20 al 27 de marzo y mantendrán reuniones con los obispos mexicanos, los superiores de las órdenes religiosas y las víctimas que quieran hablar con ellos y a quienes garantizan total confidencialidad.

México, el segundo país con más católicos del mundo, ha acumulado desde hace décadas denuncias de abusos sexuales de sacerdotes y de su encubrimiento por parte la de alta jerarquía eclesiástica del país. Y también ha visto cómo en el último año nuevas víctimas, como López-Antúnez, han levantado la voz por delitos sufridos hace más de 20 años dejando en evidencia las asignaturas pendientes de la Iglesia, que aunque dice apostar por una política de “tolerancia cero” sigue sin ofrecer las respuestas que las víctimas reclaman: justicia, reparación integral y garantía de no repetición.

La misión que vendrá a México, y que según la Conferencia Episcopal Mexicana llega a petición suya, está integrada por los mismos funcionarios del Vaticano que fueron a Chile en 2018 supuestamente a investigar sólo un caso pero regresaron con 2 mil 600 páginas de testimonios de más de 60 víctimas. Su trabajo provocó que el Papa pidiera perdón y conllevó acciones judiciales.

“Tiene que haber intervención de una autoridad externa que determine responsabilidades delictivas porque si es sólo la comisión eclesiástica es muy difícil que suceda algo”, afirmó Alberto Athié, un ex sacerdote mexicano que ha hecho campaña durante más de 20 años en nombre de las víctimas de abuso sexual clerical. En caso contrario, agregó, la misión del Vaticano podría quedarse en una muestra más de que la Santa Sede atiende el asunto pero sin llegar al fondo.

Por eso Athié consideró imprescindible el interés de los legisladores mexicanos en que prospere una comisión de investigación independiente que se ha propuesto en el Senado -todavía sin fecha para su debate y votación- porque podría sistematizar la información, “reconstruir la verdad y turnar a las autoridades competentes a todos los responsables”, desde los abusadores a los encubridores.

El número de víctimas de abusos sexuales a manos de sacerdotes en México es una cifra negra.

La Conferencia Episcopal Mexicana, que el martes tenía prevista una conferencia de prensa sobre la misión del Vaticano, dijo en enero que investiga a 271 religiosos por abusos en la última década -155 de estos casos han llegado a las fiscalías- pero no ofreció cifra de víctimas.

Curas violares en México…, hay muchos

Jesús Romero Colín, psicólogo y director de la organización no gubernamental Inscide, que atiende a víctimas de abusos sexuales y él mismo fue abusado por el párroco de su iglesia cuando tenía 11 años, asegura que pueden ser miles.

“En mi caso había 20 víctimas y yo solo denuncié. De 50 víctimas que hemos recibido en la organización sólo se animaron a denunciar dos y hay sacerdotes que abusaron hasta de 100 o 130 víctimas”, indicó en una entrevista telefónica. “Ese es el porcentaje”. Otras organizaciones y expertos hacen cálculos muy similares.

El caso de Romero Colín es una excepción porque su abusador, Carlos López Valdez, fue el primer sacerdote condenado en México por pederastia y actualmente está en la cárcel. La sentencia, de 63 años de prisión, llegó en 2018 después de diez años de lucha. Pero, aun así, Romero Colín asegura que quedan muchos pendientes. Por eso acudirá a la cita con los enviados del Papa. “Lo importante es que los sobrevivientes tengamos línea directa con el Vaticano, saltarnos a todos los intermediarios”, indicó.

Con información de agencia AP

También te puede interesar: Una “farsa” informe de Legionarios de Cristo: víctimas de pederastia

Written By

Editorial web con experiencia en medios impresos y digitales. Colaborador de Grupo Turquesa.

Te puede interesar:

Pide el Papa Francisco tender la mano a los pobres en esta Navidad. Pide el Papa Francisco tender la mano a los pobres en esta Navidad.

Pide el Papa Francisco tender la mano a los pobres en esta Navidad

Internacional

Papa descarta protección de pederastas y refrenda compromiso con víctimas de pedofilia Papa descarta protección de pederastas y refrenda compromiso con víctimas de pedofilia

Papa descarta protección de pederastas y refrenda compromiso con víctimas de pedofilia

Internacional

Por primera vez dos sacerdotes irán a juicio por abusos sexuales en la Ciudad del Vaticano El Tribunal del Vaticano juzgara desde este miércoles a dos sacerdotes acusados de abusos sexuales a un joven seminarista que residía en el Preseminario San Pio X, que se encuentra en el interior de la Ciudad del Vaticano, en el que es el primero de estos casos en su territorio. La Fiscalía vaticana había pedido el enjuiciamiento en septiembre de 2019 por los presuntos abusos antes de 2012 a un chico residente en este preseminario en el interior de los muros vaticanos, donde se alojan una docena de adolescentes a quienes se les conoce como los monaguillos del papa. Comenzará así en el Tribunal vaticano a primera hora de la mañana la apertura del juicio oral al ahora sacerdote y entonces seminarista Gabriele Martinelli, bajo la acusación de supuestos abusos sexuales, y a Enrico Radice, rector de ese centro en el momento de los hechos, por encubrimiento, pues se le acusa de que aunque conocía los abusos y nunca los denunció. Las investigaciones comenzaron en noviembre de 2017 después de la publicación de estos hechos en el libro “Peccato originale” (Pecado Original) del periodista Gianluigi Nuzzi y prosiguieron con otros reportajes como los del programa televisivo “Le Iene”. Nuzzi, juzgado y absuelto por el Tribunal vaticano por falta de competencias territoriales en 2016 por la filtración de documentos, se hacía eco en su libro de las denuncias del joven polaco Kamil Tadeusz Jarzembowski sobre lo que ocurría en este seminario. En el libro, Jarzembowski habla sobre "los abusos en su habitación a otro seminarista, más de 140 veces y de los que él era testigo, por parte de un pupilo del rector que era mayor que él y que después se convirtió en sacerdote". Jarzembowski, que fue expulsado tras las denuncias y que finalmente no se convirtió en sacerdote, será uno de los testigos de este juicio. "Los hechos denunciados se refieren a años en los que la ley vigente en ese momento impedía un juicio en ausencia de la queja de la persona afectada antes de que se cumpliera un año desde los hechos", pero el papa Francisco firmó una disposición el 29 de julio de 2019 que eliminó esa condición, con el fin de que este tipo de delitos pudiera ser juzgado, comunicó el Vaticano cuando se abrió la investigación. Los hechos, según el testigo, se produjeron cuando la víctima era menor de edad y continuaron cuando cumplió los 18 años. Martinelli, que ahora tiene 29 años, fue ordenado en la diócesis de Como el 10 de junio de 2017, a pesar de que el rector había recibido varias denuncias. Cuando en noviembre de 2017 surgieron nuevos elementos, la Santa Sede delegó en la diócesis de Como la realización de una investigación, durante la cual se adquirieron numerosos documentos y testigos y el expediente se comunicó a la Santa Sede para la continuación del trámite, explican los medios locales. Mientras tanto, la diócesis de Como tomó como medida, en espera del juicio, la limitación de Martinelli del ejercicio del ministerio y fue suspendido de realizar actividades pastorales con menores y adultos vulnerables y también se tomaron medidas similares contra Radice. Se trata de algo sin precedentes en la historia de la Iglesia moderna, pues dos sacerdotes irán al tribunal por abusos sexuales cometidos dentro del pequeño Estado pontificio. Nuzzi revelaba que en 2013 una carta anónima había llegado a numerosos exponentes de la curia, entre ellos el exsecretario de Estado Angelo Sodano y varios colaboradores cercanos al entonces secretario de Estado Tarcisio Bertone, como el cardenal francés Dominique Mamberti, pero al final la carta fue archivada sin ninguna investigación.  Por primera vez dos sacerdotes irán a juicio por abusos sexuales en la Ciudad del Vaticano El Tribunal del Vaticano juzgara desde este miércoles a dos sacerdotes acusados de abusos sexuales a un joven seminarista que residía en el Preseminario San Pio X, que se encuentra en el interior de la Ciudad del Vaticano, en el que es el primero de estos casos en su territorio. La Fiscalía vaticana había pedido el enjuiciamiento en septiembre de 2019 por los presuntos abusos antes de 2012 a un chico residente en este preseminario en el interior de los muros vaticanos, donde se alojan una docena de adolescentes a quienes se les conoce como los monaguillos del papa. Comenzará así en el Tribunal vaticano a primera hora de la mañana la apertura del juicio oral al ahora sacerdote y entonces seminarista Gabriele Martinelli, bajo la acusación de supuestos abusos sexuales, y a Enrico Radice, rector de ese centro en el momento de los hechos, por encubrimiento, pues se le acusa de que aunque conocía los abusos y nunca los denunció. Las investigaciones comenzaron en noviembre de 2017 después de la publicación de estos hechos en el libro “Peccato originale” (Pecado Original) del periodista Gianluigi Nuzzi y prosiguieron con otros reportajes como los del programa televisivo “Le Iene”. Nuzzi, juzgado y absuelto por el Tribunal vaticano por falta de competencias territoriales en 2016 por la filtración de documentos, se hacía eco en su libro de las denuncias del joven polaco Kamil Tadeusz Jarzembowski sobre lo que ocurría en este seminario. En el libro, Jarzembowski habla sobre "los abusos en su habitación a otro seminarista, más de 140 veces y de los que él era testigo, por parte de un pupilo del rector que era mayor que él y que después se convirtió en sacerdote". Jarzembowski, que fue expulsado tras las denuncias y que finalmente no se convirtió en sacerdote, será uno de los testigos de este juicio. "Los hechos denunciados se refieren a años en los que la ley vigente en ese momento impedía un juicio en ausencia de la queja de la persona afectada antes de que se cumpliera un año desde los hechos", pero el papa Francisco firmó una disposición el 29 de julio de 2019 que eliminó esa condición, con el fin de que este tipo de delitos pudiera ser juzgado, comunicó el Vaticano cuando se abrió la investigación. Los hechos, según el testigo, se produjeron cuando la víctima era menor de edad y continuaron cuando cumplió los 18 años. Martinelli, que ahora tiene 29 años, fue ordenado en la diócesis de Como el 10 de junio de 2017, a pesar de que el rector había recibido varias denuncias. Cuando en noviembre de 2017 surgieron nuevos elementos, la Santa Sede delegó en la diócesis de Como la realización de una investigación, durante la cual se adquirieron numerosos documentos y testigos y el expediente se comunicó a la Santa Sede para la continuación del trámite, explican los medios locales. Mientras tanto, la diócesis de Como tomó como medida, en espera del juicio, la limitación de Martinelli del ejercicio del ministerio y fue suspendido de realizar actividades pastorales con menores y adultos vulnerables y también se tomaron medidas similares contra Radice. Se trata de algo sin precedentes en la historia de la Iglesia moderna, pues dos sacerdotes irán al tribunal por abusos sexuales cometidos dentro del pequeño Estado pontificio. Nuzzi revelaba que en 2013 una carta anónima había llegado a numerosos exponentes de la curia, entre ellos el exsecretario de Estado Angelo Sodano y varios colaboradores cercanos al entonces secretario de Estado Tarcisio Bertone, como el cardenal francés Dominique Mamberti, pero al final la carta fue archivada sin ninguna investigación. 

Por primera vez dos sacerdotes irán a juicio por abusos sexuales en la Ciudad del Vaticano

Internacional

Rechaza el Papa visita de Mike Pompeo en medio de elecciones. Rechaza el Papa visita de Mike Pompeo en medio de elecciones.

Rechaza el Papa visita de Mike Pompeo en medio de elecciones

Internacional

Anuncios

© Grupo Turquesa 2019

Connect