Connect with us

México

Descubren túnel con adornos prehispánicos en Ecatepec

Descubren túnel con adornos prehispánicos en Ecatepec

Descubren túnel con adornos prehispánicos en Ecatepec – Un túnel construido durante la época virreinal adornado con diversas imágenes prehispánicas, el cual forma parte del Albarradón de Ecatepec, una obra edificada por manos indígenas para regular las aguas de los lagos de Zumpango y Xaltocan, fue descubierto por arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Anteriormente llamado Calzada de San Cristóbal, el Albarradón de Ecatepec, en el estado de México, ha sido una fuente de importantes hallazgos arqueológicos, entre ellos el de este túnel-compuerta de 8.40 metros de largo que muestra 11 imágenes prehispánicas, entre petroglifos y relieves estucados, dispuestas en sus costados.

En el conjunto de petroglifos que se ubica en el sector oriente de esta obra se distinguen las tallas de un chimalli o escudo de guerra, la cabeza de un ave de rapiña, una punta de pedernal y un elemento que el arqueólogo Alfonso Caso identificaba como “adorno de papel”.

De entre las imágenes labradas sobresale la piedra clave del arco del túnel por su estado de conservación y estucado, la cual se compone por dos partes: un teocalli (templo) perfilado en su parte baja, y tres lóbulos en su parte alta que, a su vez, están asociados con estucos que asemejan gotas de lluvia, rasgo iconográfico que “indica que la talla y el templo que representa, tienen un vínculo con Tláloc”.

En el extremo poniente de esta obra se halló un glifo cuya iconografía permanece en estudio. En esta misma área que anteriormente fue el acceso del agua al túnel, los investigadores han hallado cuatro clavos de hierro, así como dos vigas de madera de 6.50 metros de largo y un pilote del mismo material orgánico, objetos que presuntamente forman parte de la compuerta original del dique.

Por su parte, el coordinador del proyecto de salvamento arqueológico y puesta en valor del Albarradón de Ecatepec, el arqueólogo Raúl García Chávez, señaló que no es inusual hallar materiales reciclados en la estructura del dique, sin embargo, destacó que sí es inédito el realce de las piedras labradas al ubicarse en la arcada.

Una hipótesis plantea que la presencia de los glifos y estucados de las arquerías se debe a que habitantes de los pueblos prehispánicos de Ecatepec y Chiconautla participaron codo a codo con indígenas de la región para erigir el dique.

Además, destacó que el túnel recién descubierto se ubica en un área conocida como Patio de Diligencias, a 500 metros del inicio del Albarradón; el cual, por el momento, reporta tener cinco metros de diámetro y más de seis de profundidad en su arco de desfogue. Para los especialistas, es claro que el pasaje pertenece a las tres compuertas originales del dique.

De entre el lodo, piedras y cemento se descubrió una compuerta de origen colonial del Albarradón de San Cristóbal, de 8 metros con 40 centímetros de largo.

De entre el lodo, piedras y cemento se descubrió una compuerta de origen colonial del Albarradón de San Cristóbal, de 8 metros con 40 centímetros de largo.

Respecto a la estructura del dique, el arqueólogo abundó que en la época virreinal el dique estaba integrado por dos compuertas tripartitas, es decir, con tres conductos de desfogue, colocadas en sus extremos, donde hoy se localizan la Casa de Morelos y Venta de Carpio, así como por una intermedia, de un solo túnel, que corresponde a la ahora hallada en el Patio de Diligencias.

En el pasaje subterráneo hallado se han encontrado materiales de relleno que van desde el periodo Formativo (900 a.C. – 150 d.C.) a la época colonial, entre ellos, vidrio, porcelana, mayólica, un metate seccionado, una escultura sedente decapitada y la base de una efigie humana hecha en basalto y que se usó como dovela.

Los arqueólogos también localizaron un tapiado de lajas con el cual fue clausurado el túnel en tiempos virreinales, mismo que será retirado parcialmente para explorar y consolidarlo desde su interior.

Raúl García precisó que el costado poniente del túnel será nuevamente cubierto como medida de conservación, pues la arquería de esta sección evidencia una fuerte afectación por efecto pluvial que habría derivado en su tapiado.

Al “rescate” del Albarradón en Ecatepec

El Albarradón mandado a construir en 1604, por órdenes del virrey Juan de Mendoza para evitar la inundación de la capital de la Nueva España, se localiza en plena vía Morelos, frente a la Casa de Morelos, en Ecatepec, en el estado México, y se descubrió porque por ahí se había proyectado el paso del Mexibús.

Tras dicho hallazgo, la ruta de este sistema de transporte, que correrá de Indios Verdes hasta Ojo de Agua, se tuvo que mover 50 metros.

Adornos prehispánicos siguen sorprendiendo

Este vestigio aún conserva 11 petroglifos y relieves estucados, entre los que destaca un teocalli, o templo, coronado con tres lóbulos que representan gotas de lluvia, asociado al dios Tláloc.

Este vestigio aún conserva 11 petroglifos y relieves estucados, entre los que destaca un teocalli, o templo, coronado con tres lóbulos que representan gotas de lluvia, asociado al dios Tláloc.

Raúl García Chávez, coordinador del proyecto de salvamento arqueológico y puesta en valor del Albarradón de Ecatepec, indicó que esas acciones se tomaron desde el año pasado, para preservar parte de la construcción virreinal, la cual pertenece a un dique de cuatro kilómetros, diseñado en el siglo XVII para contener las aguas que venían de los lagos Xaltocan y Zumpango al de Texcoco.

Los arqueólogos descubrieron en el sistema constructivo de la compuerta del Albarradón, que están presentes algunos símbolos prehispánicos.

La razón es que fue edificado por las manos de tres mil indígenas, de acuerdo con fray Juan de Torquemada. Dicha compuerta está ubicada en el Patio de Diligencias, a 500 metros aproximadamente del inicio del Albarradón, y a unos cinco metros de profundidad.

Su relevancia arqueológica, a decir de García Chávez, es que pertenece a una de las tres compuertas originales del dique, las otras dos estaban en lo que hoy se conoce como Casa de Morelos y la otra en Venta de Carpio.

Se han encontrado materiales de relleno como vidrio, porcelana, mayólica, un metate seccionado, una escultura sedente decapitada y la base de una efigie humana. Foto: INAH

Se han encontrado materiales de relleno como vidrio, porcelana, mayólica, un metate seccionado, una escultura sedente decapitada y la base de una efigie humana. Foto: INAH

Del otro lado de este vestigio arquitectónico, explicó, decidieron excavar y “lo más sorprendente es que encontramos una compuerta de madera, que es un hallazgo único en todo lo que son los sistemas de diques de la cuenca de México, porque por lo general, ese tipo de elementos difícilmente se conservan.

Tenemos dictamen de la dirección de conservación de patrimonio arqueológico, en donde se establece que se va a recuperar el maderamen de esta compuerta y se colocará en una área museográfica de la Casa de Morelos, donde se realizara una sección especial del Albararradón de Ecatepec”.

El arqueólogo Juan Manuel Toxtle, mostró el sistema en cómo fue construida la posible compuerta: “tenemos dos vigas y el pilote que detenía a una de ellas. En nuestra excavación encontramos qué hay otra viga más abajo como a un metro de distancia y elementos asociados como clavos de metal, de unos 15 centímetros, los cuales, probablemente, fueron utilizados para unir las dos vigas”, comentó.

García Chávez explicó que durante todo el trabajo de salvamento arqueológico, descubrieron que todo el sistema constructivo del Albarradón se hizo en un solo momento, es decir, los documentos hablan de que en ocho meses se construyó el Albarradón de Ecatepec, con cuatro kilómetros de distancia, por eso tiene un mismo sistema constructivo.

“Estamos hablando de dos muros, uno de los cuales está hundido, luego colocan el camino y del otro lado ponen otro muro”.

La presencia de los glifos y estucados se debe a que habitantes de los pueblos prehispánicos de Ecatepec y Chiconautla participaron para erigir el dique. Foto: INAH

La presencia de los glifos y estucados se debe a que habitantes de los pueblos prehispánicos de Ecatepec y Chiconautla participaron para erigir el dique. Foto: INAH

Dentro de esta investigación se exploró otra compuerta con un túnel que va por debajo de la Avenida Morelos. Este pasaje subterráneo que se apuntaló, todavía conserva la forma original y el chaflán por donde pasaba el agua, mide dos metros de diámetro.

Luis Antonio Buitrón, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)/estado de México, detalló que esta primera fase que el instituto ha generado para la rehabilitación del Albarradón de Ecatepec tiene una conclusión, para que sea utilizado como espacio público, en no más de 30 días.

Para Javier Martínez Burgos, coordinador estatal del Monumento Histórico del INAH, uno de los hechos más importantes es el poder constatar de manera física y material mucho de lo que solamente está escrito en los textos de la Conquista y fundación de la Nueva España, una obra como ésta del dique o Albarradón de San Cristóbal, había quedado en los libros, uno de los grandes aciertos es poder ver físicamente lo que implicó una obra hidráulica de estas características.

Con información de: https://www.sinembargo.mx/27-10-2019/3668714 y https://www.milenio.com/cultura/inah-descubre-compuerta-albarradon-san-cristobal-ecatepec

También te puede interesar: Encuentran momias con más de tres mil años de antigüedad

Descubren cueva maya en Chichén Itzá con 200 piezas intactasAbrir en nueva pestaña de buscador

Publicado por

Editorial web con experiencia en medios impresos y digitales. Colaborador de Grupo Turquesa.

Click to comment
Publicidad

© Grupo Turquesa 2019

Conecta