¡Pobrecito! Tuvo Duarte una pistola en la cabeza para aceptar sentencia

Ahora resulta, ¡pobrecito! A Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, la PGR le puso una pistola en la cabeza, para que aceptara su sentencia de 9 años en prisión, esto de acuerdo a su propio testimonio durante una entrevista.

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, afirmó este miércoles que la Procuraduría General de la República (PGR) lo obligó a aceptar su sentencia de nueve años de prisión.

“Tenía una pistola en la cabeza, de que si no aceptaba me ponían una condena de 25 años de prisión, la PGR directamente. ‘O aceptas el juicio abreviado y te vas con esta (condena) o te ponemos delincuencia organizada y te hacemos toda una campaña para poderte condenar y te quedes el resto de tu vida en la cárcel’”, dijo Duarte en entrevista con Grupo Fórmula desde el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México.

Agregó que algunas de las personas que testificaron en su contra nunca los conoció.

“Al que dicen que es mi contador lo vine a conocer aquí adentro, (…) así como otros que declararon en contra mía que hicieron y deshicieron por orden mía, yo nunca los conocí y realmente no tuve que ver en las acciones que dicen.

“No existe una cuenta, no existe un cliente, no existe una operación, no existe una empresa en donde yo o alguien de mi familia aparezca, solo están los dichos de estas personas que confiesan haber cometido estos ilícitos y por el simple hecho de que lo hicieron por órdenes mías les quitan los delitos y les dan lo que la ley señala como criterios de oportunidad, que son testigos protegidos y andan como si nada en la calle”.

Javier Duarte fue detenido en una ciudad de Guatemala y extraditado a México acusado de los delitos de lavado de dinero, peculado, delincuencia organizada, coalición y desvío de recursos.

Luego de que se declaró culpable por lavado de dinero y asociación delictuosa, el pasado 26 de septiembre se le dictó una sentencia de nueve años de prisión, una multa de 58 mil pesos, así como el aseguramiento de 41 bienes inmuebles.

Duarte indicó que ahora se está concentrando en tres pilares importantes: su familia, libertad y reconstruirse. Sobre este último dijo que será una vez que se den los dos primeros: “el ver que hacer de mí”.

 

“Ese muertito no me lo pueden cargar a mí”

Así se refirió el exgobernador veracruzano al ser cuestionado sobre el posible lavado de dinero en contra de una universidad pública de Veracruz por un monto de 150 millones de dólares que detectó la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda Crédito Público (SHCP).

“La universidad es autónoma, aunque fuera durante mi periodo, la universidad veracruzana es un organismo autónomo, no tiene que ver con la administración pública del estado, lo único que el Gobierno de Veracruz hace es apoyar a la universidad con parte de su presupuesto”, dijo y agregó que “ese muertito no me lo pueden cargar. Pueden y no sería ninguna novedad que de eso me quisieran acusar, pero no tengo nada que ver con el manejo de recursos de la universidad”.

 

Por qué huyó del país

Duarte dijo que huyó del país porque ya veía una persecución política en su contra por parte del exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y del exgobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares.

También te puede interesar: Puro “show mediático” de Yunes, liberan a ex tesorero de Duarte

¡El colmo! Javier Duarte no está de acuerdo con su sentencia

Comentarios

Fernando Alvarez

Editor de noticias

Apasionado de la información y de la política. Con 30 años de experiencia en medios editoriales.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.